Perpetua

24 07 2008

Estoy escribiendo estas líneas mientras el pasado vuelve a buscar a Luciano Benjamín Menéndez, por tantos crímenes y atrocidades que aun hoy justifica.
Dicen que el tiempo cura las heridas, pero esa es solamente una frase hecha. Sólo la verdadera justicia ayuda a mitigar los profundos dolores de abuelas, madres e hijos.
Las cicatrices de la sociedad no se borran con una sentencia, y está bien que permanezcan ahí… Recordándonos a todos qué pasado no debemos olvidar.

Anuncios